CDMX.- Con la identificación correcta y oportuna de plagas que afectan al maíz se puede hacer un adecuado control, mucho más fácil y eficaz; entre las calamidades se encuentra la gallina ciega.

A la larva también se le conoce como gusano blanco, nixticuitl o yupo, en tanto que a los adultos se les denomina mayates de junio. 

En estado de larva es de hábitos subterráneos y se alimenta de las raíces de varias plantas cultivadas como maíz; el adulto consume el follaje de arbustos, pero el daño más importante es el que causan las primeras a las siembras.

Impacto

El maíz es uno de los cultivos más seriamente afectados, especialmente en terrenos con mínima labranza de productores.

Algunos de los daños causados por las larvas de gallina ciega es que las plantas retrasan su crecimiento y muestran un amarillamiento, seguido de marchitez, debido a la destrucción parcial o total del sistema radicular. 

Cuando el ataque es severo en plantas chicas pueden morir, si las más desarrolladas son atacadas se inclinan, debido al deficiente desarrollo radicular que registran.

Por lo una adecuada identificación de plaga por parte del productor hará más sencillo el control de las mismas.

Gusano de alambre

El nombre “gusano de alambre” alude a la apariencia recia, similar a la de ese tipo de material de construcción.

El gusano de alambre daña al maíz en varias partes con las partes de su boca. Los atrae el bióxido de carbono que suelta el grano del maíz durante la germinación. 

Perforan los granos antes y durante la germinación, se alimentan del germen y dejan una perforación al grano, hacen lo mismo a las plántulas por debajo del suelo, afectan el punto de crecimiento y matan la planta. 

En las matas más grandes, el gusano de alambre se alimenta de las raíces y hacen un túnel de varias pulgadas por arriba del suelo.

Gusano cogollero

Dicha plaga causa daños de consideración como barrenados en la base del tallo de las plántulas de maíz, causan la muerte de los cogollos y provocan que tengan que hacerse resiembras de maíz.

Son las larvas medianas y grandes que se desarrollaron previamente en plantas de maíz voluntario que germinaron y crecieron durante el verano y que no fueron destruidas a tiempo. 

Estas larvas están escondida en el suelo durante el día, penetran por la base del tallo y construye un túnel ascendente, provocando con ello la muerte de la plántula cuando es pequeña o crece. 

En plantas más desarrolladas, que tienen el tallo bien formado, únicamente ocurre la muerte del cogollo y tienden a amacollar (echar hijos por la parte lateral).