La Academia de Hollywood tiene la intención de que la próxima entrega de los Óscar sea un evento físico emitido en directo por televisión y no una gala digital que haga uso de las videollamadas por la pandemia del coronavirus, aseguró un representante a la revista Variety.

Según la publicación especializada en Hollywood, los organizadores de la gala trabajan con la idea de que la noche más importante del cine se celebre de la manera más parecida posible al formato tradicional, con invitados reunidos en un teatro, para lo que están estudiando posibilidades como una reducción de aforo.

“Los Óscar se celebrarán en persona”, aseguró un representante citado por Variety.