A través de un comunicado el vaticano anunció que todas las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa se celebrarán sin fieles en la plaza de San Pedro para evitar la propagación del coronavirus.

Ante este aviso, el fin de semana el Papa Francisco dio la bendición en la plaza de San Pedro vacía.

“Debido a la actual emergencia sanitaria, todas las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa se llevarán a cabo sin la presencia física de fieles”, indicó en un comunicado la prefectura de la Casa Pontificia.