Córdoba.-  Simplemente Francisco Portilla Bonilla no quiere invertir un solo peso en el rescate del rastro municipal; es más, él es quien quiere cerrar el rastro municipal, afirmaron los introductores de ganado al termino de una reunión de más de dos horas con el Alcalde.

Con la excusa de no que hay recursos, el Ejecutivo municipal no cedió ante las peticiones de los introductores de la zona centro para invertir en la rehabilitación y modernización del lugar de matanza, y al no llegar a un acuerdo favorable, Portilla Bonilla decidió culminar con la audiencia.

Cabe destacar que Portilla -el alcahuete de Lavín- impidió el acceso a la reunión a Enrique Alvarado Guzmán, líder de los tablajeros del mercado Revolución, quien asistió como representante de los introductores de ganado.

Sin embargo, al culminar la audiencia, sus representados le dieron a conocer a detalle la negativa en invertir en un proyecto que beneficiara a toda la población.

Alvarado Guzmán señaló que los introductores propusieron la aprobación del proyecto de rehabilitación y modernización  donde ellos, sin ningún problema, estarían aportando el 50 por ciento de su valor, pero reiteraron que Portilla simplemente no cedio.

Al no llegar a un acuerdo, se programo otra reunión para el próximo martes 30, la cual señalaron los introductores presentes que será a puerta cerrada por instrucciones de Portilla, y sólo atenderá a un comisión de al menos tres representantes, pero tajantemente apuntó que no permitirá la presencia de Enrique Alvarado Guzmán.

 

Ricardo Jácome Zavaleta

El Buen Tono