Orizaba.- Todo está listo en el panteón municipal Juan de la Luz Enríquez, para recibir a más de 25 mil visitantes con motivo de día de Fieles difuntos y Todos los Santos el primero y dos de noviembre.

Como cada año, quienes han perdido a sus seres queridos llegan al panteón municipal para comenzar a limpiar los sepulcros y llevar flores, muchos de ellos como parte de la fiesta de Todos Santos.

Según datos estadísticos del administrador de este cementerio, Camilo Boschetti Oliver, llegarán en estas fechas un promedio de 25 mil personas a visitar los sepulcros, por lo que se han hecho con anticipación trabajos de limpieza.

“Con salubridad efectuamos diversas acciones para fumigar, limpiar y preparar las piletas y fuentes de agua para echarle una preparación, por consiguiente matar la larva, con ello erradicamos el mosco transmisor del dengue; esto los hacemos cada cuatro meses”.

Las tumbas más visitadas son la de la Niña del Ángel, la de Melitón Guzmán, José Lama, Rafael Delgado, la del general Ignacio de la Llave, y las tumbas de dos franceses que murieron en las batalla de Puebla, sin dejar atrás la piedra del gigante.

Este año se podrá visitar “La Gruta del Cristo Negro”, que es una figura que alguien dejó sobre un piedra enterrada y pegada, por lo cual ya no se puede extraer.

 

Los robos en placas de aluminio, cobre y otros valores en los sepulcros, se han erradicado luego de la construcción de una barda, ya que en años pasados, eran bastante frecuentes.

 

Matilde De los Santos Parada

El Buen Tono