El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Carlos Salazar Lomelín, aseguró que los alimentos y bebidas preenvasados no son culpables del número de fallecidos de la COVID-19.

“Esto es con un solo objetivo: culpar a alguien de la cantidad de muertos que estamos teniendo en la pandemia. La culpa no la tienen los productores de alimentos procesados, no la tienen los hábitos de los mexicanos, no la tenemos nadie”, detalló Salazar Lomelín mediante videoconferencia.

Además, expuso que las regulaciones aprobadas en Oaxaca y Tabasco para que menores de edad no puedan adquirir estos productos son equívocas y afectan a la economía mexicana.