• Ante la segunda ‘ola’
  • En Orizaba, ante las fallidas medidas implementadas por el alcalde Igor Rojí, ahora en un acto desesperdo mandará a dispersar reuniones

ORIZABA.- Ahora que existe el peligro aumenta con la segunda oleada del Coronavirus, y que las autoridades de Salud exhortan a la población a quedarse en casa para evitar que los contagios sigan en aumento y el riesgo de mortandad sea peor, hacemos un recuento de cómo es el compartamiento de esta enfermedad en la ciudad de Córdoba.
Con estos datos comparamos el ritmo acelerado de casos y decesos a causa del Covid-19.
En abril, el día 15, la ciudad iniciaba con 1 caso confirmado. En mayo al día 12 sumaban 18 enfermos positivos y para el 31 ya eran 37.
Para junio 10 la cifra subió a 81 confirmados y para el día último la cifra llegó a 214; mientras que para julio 20 la cantidad subió a 578 y para el 31 de julio sumaban 825.
Mientras la capacidad de los hospitales fue rebasada por la cantidad de enfermos la cifra no dejó se subir, para agosto 10 la cifra era de 1,158 positivos; para el 31 del mismo mes el número sumaba 1,558. A pesar de que las autoridades municipales digan que en Orizaba estamos bien, los números muestran lo contrario y para el 10 de septiembre llegamos a 1,678 enfermos; para el día 30 ya eran 1,862.