Orizaba.- La rapiña es un flagelo que pone en jaque a los transportistas, las empresas y las aseguradoras, un problema que va en aumento y que sólo deja pérdidas económicas; en la región ocurren al mes cuando menos tres casos, siendo la zona de mayor impacto el tramo carretero de Ciudad Mendoza con límites de Esperanza-Puebla.

Sobre el tema, el delegado estatal de la Alianza Mexicana de Organizaciones de Transportistas AC (Amotac) en Veracruz, Lauro Rincón Hernández, manifestó que cuando se dan estos casos hay empresas que están obligando a los choferes a pagar el 50 por ciento de la carga, además de que las aseguradoras se están negando a otorgar este servicio, porque el problema está sin control e incluso se observa como algo cotidiano.

“Eso ya se volvió cotidiano, a pesar de que se modificó la Ley y quedó como un delito federal, hay gente que está al acecho, todos los que viven a las orillas de la carretera esperando que se voltee un vehículo… Llegan y lo que sea se lo llevan, sean comestibles, ferretería, línea blanca; lo que sea, pero de que te pelan la carga te la pelan y ahí la Policía no ha hecho nada”, apuntó.

Destacó que de las fallas que hay en el País es el nuevo Sistema Penal Acusatorio por considerar que eso y nada es lo mismo, porque los “mantiene asolados con la delincuencia, porque hay delincuentes que han agarrado, entran a las cárceles tres y ocho meses y el que tiene dinero soborna al Juez, al Ministerio Público y sale, esa es la realidad de nuestro México”.

Aunado a ello, dijo que todas las compañías de seguros han aumentado hasta en un 300 por ciento los costos de sus servicios por concepto de las pólizas de seguro y “en algunas, todo lo que sea servicio público no te lo aseguran”.

Dijo que esto sucede por el alto riesgo que representa, además de que si se sufre un accidente de 22:00 a 10:00 horas “tu deducible se va al doble, si es de 100 días te cobran 200 días, es algo que simplemente no puede ser, ¿te imaginas? te compras un seguro y al rato vas a pagar dos veces más del deducible de lo que te costó la póliza”.

Indicó que esto sucede porque a las compañías les está pegando el robo “y muchas no están aguantando los golpes de pagar camiones, la mercancía que por Ley va asegurada, pero un cargamento que te cueste dos millones de pesos, pues definitivamente que a quien le toque va a tener que pagar esa cantidad, entonces es un panorama bastante crítico”.

Entre los casos más recientes de rapiña se encuentra un tráiler cargado con leche del sistema de Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que volcó al salirse de la autopista Puebla-Veracruz, en el tramo Esperanza-Ciudad Mendoza, a la altura de Los Colorines, con pérdidas materiales que superaron los 50 mil pesos por la avería del automotor y la caja, además de las 15 toneladas de fórmula láctea que quedaron en la cinta de rodamiento a merced de los rapiñeros.

En datos extraoficiales la zonas más peligrosas y en donde ocurren más accidentes en la región es en la Curva de El Pocito y la zona de rampas, es decir, en el tramo carretero de Ciudad Mendoza con límites de la Esperanza-Puebla, en el carril de bajada, en su mayoría son por falla mecánica, exceso de velocidad o por el sistema de frenos debido al uso excesivo de este.

Además de que no hay una mercancía que en específico se prefiera, ya que la población se ha llevado desde animales como son cerdos, hasta material para la construcción, cervezas, pantallas de televisión y, aunque no es muy frecuentes, también la mensajería y paquetería. Se trata de gente que está esperanzada de que ocurran estos accidentes, incluso en La Estancia de Maltrata hay familias enteras que están organizadas y ya tienen sus diablitos en puntos específicos y se avisan entre ellos.