PARÍS.- La explanada de Notre-Dame de París, cerrada desde el incendio de la Catedral hace más de un año, volvió a ser abierta ayer, lo que el ministro francés de Cultura consideró un “hermoso símbolo” y la alcaldesa de París una “forma de renacimiento”.
La apertura, en este día de Pentecostés, se produjo en presencia del ministro Frank Riester, de la alcaldesa Anne Hidalgo, así como del arzobispo de París, monseñor Michel Aupetit, todos con mascarillas de protección contra el COVID-19.
Debido al incendio del 15 de abril de 2019, la explanada y la calle que conduce a ella “sufrieron contaminación con plomo que provocó el cierre inmediato”.