ORIZABA.- Con la finalidad de que se preparen para un posible regreso a las celebraciones de misa dominical en la última semana de septiembre, el obispo de Orizaba, Eduardo Cervantes Merino, invitó a los sacerdotes para que se organicen para establecer la forma en cómo retornarán. Aunque esta fecha no es definitiva, porque se tiene que seguir observando el comportamiento de la epidemia.

De acuerdo al órgano informativo de la Diócesis de Orizaba, “Buena Noticia”, el prelado se reunió con los presbíteros, aquí explicó sobre un posible regreso, el cual deberá ser controlado, ordenado y sobre todo responsable, siendo una posible fecha a finales de septiembre.

Y también les indicó que en dado caso que el comportamiento de la epidemia de Covid-19 marque el color rojo, el retorno queda pospuesto, pero si marca amarillo entonces posiblemente la última semana de septiembre se comenzarían a efectuar las celebraciones dominicales, pero sólo con el 25 por ciento de la capacidad que tiene cada templo.