Río Blanco.- Al menos veinte ejemplares de la planta Amorphophallus titanum, mejor conocida como Flor Cadavérica, y considerada una de las más grandes del mundo, volvió a florecer en cerros del municipio de Río Blanco.

La planta suele tener una vida de 30 ó 40 años, pero su florecimiento se da sólo de dos a tres veces en su larga vida.

El descubrimiento lo hicieron vecinos de la congregación Vicente Guerrero, quienes solicitaron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), realizar un estudio para determinar por qué el municipio tiene las cualidades para su florecimiento.

En los registros de florecimiento de esta planta, que llega a alcanzar una altura superior a los dos metros, no existen los recientes hallazgos hechos en los cerros de este municipio, por lo que piden sea tomado en cuenta.

La especie, según dicta su nombre científico, es originaria de Indonesia, así como de selvas tropicales de Sumatra, lo cual la hace única en el mundo.

La planta, llamada también planta carnívora, expide un olor a carne podrida, con lo cual atrae moscas y otros insectos, mismos que una vez instalados en su cópula, les arroja una sustancia tóxica que los mata, y así se alimenta de ellos.

Al mismo tiempo, les emplea para insertar en ellos semillas que más tarde, florecerán en otras zonas donde se aposten las moscas, o cualquier otro trasladador del polen.

También, aseguran los científicos que le estudian, esto es empleado como medio de defensa, pues evita que humanos y cualquier otro curioso, esté por mucho tiempo a un lado de ella.

El doctor Raúl Vera Aguilar se pronunció porque el área donde fueron encontradas estas plantas cadavéricas, que comprende un radio de aproximadamente 20 hectáreas, sea cercado y estudiado para ver la posibilidad de que el mismo sea aprovechado y explotado por los habitantes.

Noé Carrillo

El Buen Tono