Orizaba.- El coordinador del departamento de Prevención de Riesgos Sanitarios, dependiente de la Jurisdicción Sanitaria 7, José Manuel Romero Tello, reconoció que en esta temporada de fuertes aguaceros se deben redoblar precauciones en el agua que se consume, ya que además de salir “chocolatosa”, pudiera encontrarse no apta para su consumo humano, por lo que resulta mejor opción adquirir agua embotellada totalmente certificada.

Dijo que resulta casi imposible evitar que el agua que se utiliza para los diversos servicios salga cristalina y totalmente pura ante las inclemencias del clima, en la que se arrastra desde basura, animales muertos, tierra, lodo y rocas a los diversos afluentes, pero sí se puede y se deben tomar medidas totalmente higiénicas por parte de toda la sociedad.

“Hemos notado y recibido algunas quejas por parte de ciudadanos de la región en que el agua sale sucia o turbia del grifo, regaderas así como del mismo filtro, por lo que se ha realizado inspecciones y tomado muestras del vital líquido para ser analizadas, sin embargo, esto se debe principalmente a los fuertes aguaceros”.

Detalló que el resultado del agua que se consume se encuentra en buen estado, es decir, no presentan contaminantes ni presencia bacteriológica, pero es necesario que la población refuerce el cuidado de lo que consume, sobre todo en esta temporada, así como con la llegada de la celebración de algunos acontecimientos, dode prevalece la venta de comida en puestos ambulantes que desafortunadamente no cuentan con las condiciones necesarias de higiene.

En cuanto a la presencia de agua turbia, dijo que el riesgo de padecer un hongo de piel al asearse con estos líquidos sucios se considera mayormente susceptible al requerir necesariamente de este servicio que, a diferencia de la comida, se puede elegir.

 

Carlos Guevara

El Buen Tono