El Reino Unido empezará a comienzos de la próxima semana a vacunar contra la COVID-19 a los grupos más vulnerables después de que los reguladores británicos hayan aprobado el preparado desarrollado por la estadounidense Pfizer y su socio alemán BioNTech.

Por la vía de emergencia, la Agencia Reguladora de Productos Sanitarios y Médicos (MHRA, en inglés) ha dado luz verde a la vacuna, que ofrece un 95 por ciento de protección y es segura para toda la población, tanto jóvenes como ancianos, informó hoy el Gobierno.