Veracruz.- El empresario funerario Rubén Olivares, informó que desde hace unas tres semanas se encuentran saturados los cinco hornos de cremación de cuerpos que hay en Veracruz-Boca del Río, tras la pandemia por COVID-19

“Están saturados los hornos, hoy ya no hay, hasta mañana después de las 12 el día”.

Reveló que en Veracruz hay cinco hornos, que creman unos 5 o 6 cuerpos por día y detalló que en algunos casos los cuerpos son de personas que fallecen por COVID-19 y en otros casos son por probable coronavirus y para ellos como funeraria, todos los cuerpos son sometido al mismo protocolo de sanitización y se forra con una capa de plástico, se emplayan.

Destacó que en estos tiempos no está permitido embalsamamientos, el cuerpo sale del hospital y se lo llevan directamente a incinerar o a sepultar, sin hacer velorio, pero a veces tienen que esperar algunas horas porque los hornos están saturados. 

Adjudicó la saturación a la pandemia: “Es totalmente notorio que es por la pandemia, aunque ahora en los hospitales, cualquier persona que fallece le ponen probable COVID-19”.

En algunos casos sólo dice probable COVID-19 pero otros fallecen repentinamente sin haberles hecho la prueba y les ponen probable COVID-19, indicó.

En el caso de la Funeraria Ramírez, los servicios funerarios se les han triplicado. La mayoría de las personas que fallecen por COVID-19 son adultos mayores de más de 70 años.

En cuanto a los cementerios, dijo que no hay ningún problema, sí se están dando abasto.

Informó que afortunadamente entre su personal no hay ningún caso de coronavirus, todos están bien y cuentan con equipos de protección para el traslado de los cadáveres.

Con información de XEU