El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, señaló que los trabajadores de la salud que vuelven a sus países tras tratar a enfermos de ébola en África “no deben ser sometidos a restricciones que no están basadas en la ciencia”. “Los profesionales médicos que regresan son personas excepcionales que se están sacrificando por la humanidad. No deben ser sometidos a restricciones que no están basadas en la ciencia”, dijo el portavoz de Ban, Stéphane Dujarric, en una rueda de prensa.

La ONU se sumó así a las críticas que la administración federal de Estados Unidos y otras autoridades han hecho a las cuarentenas obligatorias decretadas para este tipo de casos por Nueva York y Nueva Jersey, a las que luego se sumaron otros
estados.

 

Tomado de El Universal