Las autoridades italianas impusieron el jueves drásticas restricciones al traslado de personas y las interacciones sociales justo en Navidad, cuando muchas personas viajan para ver a sus familiares.

El confinamiento colectivo entró en vigencia la Nochebuena con restricciones similares a las aplicadas entre marzo y mayo, cuando Italia se convirtió en el epicentro de la pandemia en Europa.

Las restricciones estarán vigentes hasta el 6 de enero y buscan evitar otra ola de contagios, luego que los contagios del otoño causaron más muertes que en la primavera.