ads

Detroit.- En Estados Unidos se continua con la incorporación paulatina de diversas empresas a la ‘nueva realidad’ para reactivar las cadenas de valor, entre ellas, el sector automotriz, pero todo está sujeto a que se presenten las condiciones adecuadas, de lo contrario, lo mejor es esperar. Al menos así lo considera Ford, que anunció un cambio en su cronograma para el regreso a sus oficinas.

La firma de Detroit informó el jueves que determinó retrasar sus plantes para que los empleados administrativos retomen sus actividades en las instalaciones corporativas. Previamente había dicho que sería en junio, pero lo está postergando hasta septiembre.

Mayor garantía

De acuerdo con Ford, la decisión fue motivada para garantizar que se cuenten con los equipos suficientes y necesarios para la protección personal para los trabajadores y que se realicen las modificaciones pertinentes en los espacios de trabajo para cumplir con los protocolos de distanciamiento social adecuados y, con ello, reducir el riesgo de contagio de Covid-19.

“La salud y la seguridad de nuestra fuerza laboral sigue siendo nuestra primera prioridad y queremos asegurarnos de tener suficiente EPP para toda nuestra fuerza laboral dependiente del lugar que ya ha regresado, así como el suministro adecuado para aquellos que regresarían más adelante este verano“, detalló la automotriz en un comunicado citado por CNBC.

La compañía busca, con esta acción, evitar un riesgo innecesario y enfrentar una situación como la que se registró hace unos días, pues recordemos que Ford ha comenzado a retomar actividad en sus plantas de ensamblaje con importantes protocolos y procedimientos de seguridad, pero en la de Dearbon, Michigan tuvo que volver a suspender el trabajo debido a que un empleado dio positivo a coronavirus el primer día de retorno.

Un tema de seguridad y negocios

Sin duda Ford necesita retomar actividad tanto en plantas de ensamblaje como en sus oficinas, el sector automotriz es uno de los más afectados por la crisis, el mercado se ha desplomado, aunque durante mayo repuntaron en el mercado estadounidense, según un reporte de Reuters, es un hecho que aún falta mucho.

Al respecto, vale recordar lo reportado el mes pasado por CNN, que en un artículo expone que GM, Ford y Chrysler son empresas del sector que están en un estado de supervivencia.

Aunque el consumo se está reactivando, para la automotriz es esencial retomar el ensamblaje de autos y todas las actividades relacionadas, desde el aspecto administrativo, hasta el relacionado con marketing y promoción.

En ese sentido, la decisión de retrasar hasta septiembre para garantizar las condiciones adecuadas para que su personal no sólo tenga menor riesgo de sufrir un contagio, sino también de generar la sensación de seguridad y confianza, son factores que contribuyen a la productividad de las empresas.

ads