El fotógrafo aficionado estadounidense Ross Bernards publicó en su cuenta de Instagram una serie de fotos que muestra qué pasó con el extraño monolito metálico, que fue descubierto el pasado 18 de noviembre en el desierto de Red Rock, en el estado de Utah, y desapareció 10 días después.

Según comentó el testigo, la estructura fue desmontada el pasado viernes por cuatro hombres, que supuestamente eran residentes locales. “Le dieron un par de empujones al monolito y uno de ellos dijo: ‘Más vale que tengas tus fotos’. Luego le dio un gran golpe y este se cayó, inclinándose hacia un lado”, afirmó el fotógrafo. Después de que el monumento “cayó al suelo con un fuerte golpe”, los hombres “rápidamente lo destrozaron” y se llevaron los restos en una carretilla, detalló.