Córdoba.- A través de una sesión solemne de Cabildo, que inició de manera puntual, el empresario Guillermo Rivas Díaz rindió protesta como Presidente municipal, en sustitución de  Portilla -el Alcahuete de Lavín-, a quien el Congreso del Estado le concedió una licencia definitiva para separarse de su cargo. 

Tras rendir protesta como Presidente municipal, Guillermo Rivas Díaz descartó que su intención sea correr gente, “no vine a ser verdugo de nadie, vine a sumar, no tengo, ni debo tomar tal actitud”.