Después del video difundido en redes sociales, donde un hombre acusa a una cajera del banco Santander en Boca del Río, Veracruz, de ser cómplice de asaltantes, la institución se pronunció al respecto y aseguró que no existe parentesco alguno entre su empleada y los asaltantes.

En un comunicado emitido por Santander en su cuenta de Twitter se indicó que el banco está imposibilitado a dar cualquier postura pública para evitar afectar las investigaciones y no le es posible detallar información del caso.