in

Se accidenta avioneta

Superiberia

Córdoba.- Los hermanos Bonilla Gómez resultaron con contusiones y laceraciones diversas, luego de volar por algunas horas en la zona centro en una avioneta que era tripulada por un piloto novato, el cual al pretender aterrizar, la nave “alabeó”, lo que provocó que al estar descontrolada, se abrieran las puertas y los ocupantes salieran proyectados contra el asfalto provocándose las lesiones.

El hecho provocó la movilización de dos ambulancias de la Cruz Roja, policías municipales, de Seguridad Pública y de la Agencia Veracruzana de Investigaciones, los cuales tomaban datos para darlos a conocer a sus superiores, además de acordonar el área del accidente.

Por el percance, la aeronave Maule, MU7, matrícula XB-IPF, color blanca con franjas rojas, que era piloteada por Francisco Gómez Tlaxcalo, de 24 años, quedó destrozada del tren de aterrizaje, las puntas de las alas, así como a las hélices dobladas, debido a que al pretender aterrizar el piloto, ésta cayó en picada al presentar una falla el sistema del tren de aterrizaje.

Dentro de la avioneta viajaban los hermanos Cristina y Miguel Ángel Bonilla Gómez, de 18 y 16 años respectivamente, y una amiga de ambos, que resultó ilesa y que sólo fue identificada como “Jaqueline”.

Los consanguíneos al salirse del avión, sufrieron laceraciones y contusiones diversas, siendo el joven quien además, sufrió una herida en el cráneo, lo que provocó que fueran atendidos por paramédicos de la Cruz Roja y trasladados al Hospital Covadonga donde fueron reportados como fuera de peligro.

“Tuvo un toque fuerte a la hora de aterrizar con el tren de aterrizaje delantero, colapsó y arrastró la trompa, además Alabeó, es decir, las puntas de las alas tocaron el pavimento mientras la avioneta avanzaba, es por eso que se abrieron las puertas y se salieron los ocupantes para quedar tendidos en la pista” dijo un experto en aviación que atestiguó el hecho.

Aunque no se confirmó, se logró conocer que la aeronave es propiedad de Víctor Bonilla, quien se dedica a fabricar calderas.

En la aeropista Juan Antonio Perdomo, tras el accidente, permanecían unidades de emergencia como Bomberos, de Protección Civil y Personal de aeronáutica civil para que luego de un peritaje, retiraran la aeronave que quedó a unos cuantos metros de la torre de control.

 

ELEUTERIO ESPINOZA 

EL BUEN TONO

Prensa máquina mano a mujer

Proyectan rescate de Alameda Central