• María de la Cruz Jaimes García, directora del Colectivo Feminista Cihuatlahtolli.
  • DEBIDO AL CONFINAMIENTO

Orizaba.-  Durante el encierro por la pandemia del SARS-CoV-2 la violencia se ha disparado hasta en un 50 por ciento; además, las mujeres tienen que enfrentar la descalificación y que los gobiernos minimicen el problema a nivel nacional, lo que ocurre por parte de los organismos encargados de impartir justicia, así lo manifestó la directora del Colectivo Feminista Cihuatlahtolli, María de la Cruz Jaimes García.
Lo anterior, luego de que la Secretaría de Gobernación (SEGOB), diera conocer que Veracruz tiene el quinto lugar en llamadas de emergencia por violencia familiar, además de que en el Informe de Incidencia Delictiva del Fuero Común Municipal 2020 del Secretariado del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), diera a conocer que de enero a agosto Córdoba ocupa el quinto lugar en denuncias con 272, mientras que Orizaba el séptimo con 144 denuncias por violencia familiar.
Ante ello, la entrevistada mencionó que “desafortunadamente el problema de la violencia es sumamente grave y va en aumento y que lo vemos todos los días, se está volviendo parte de la cotidianidad y ahora con el encierro con la pandemia se ha agudizado, que los agresores están más tiempo en su casa ha hecho que la violencia se dispare  considerablemente”.
Destacó que estas estadísticas respaldan lo que está sucediendo, lamentablemente, “los gobiernos minimizan el asunto, a nivel nacional hay una descalificación al asunto de la violencia, lamentablemente esto ocurre por quienes tendrán que impartir justicia, quienes tendrían que estar velando porque los derechos humanos de las mujeres se respeten y se descalifica, se minimiza el asunto, se niega y se dice que no existe tal situación, el gobierno trata de invisibilizar el problema y no se atienda”.