Orizaba.- El vocero de la Diócesis de Orizaba, Helkyn Enriquez Báez, consideró que no es momento de que se echen culpas sino de asumir responsabilidades, ante la cancelación del Semáforo de Covid-19 por parte del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, por supuestas inconsistencias en los reportes estatales.
Indicó, “los hospitales, médicos y enfermeras hacen su mayor esfuerzo, en el caso de las autoridades, sabemos que el cruce de información es importante, también las estrategias a seguir. No es tiempo de estar echando culpas, sino de trabajar, cada quien en lo que nos corresponde”.
Por su parte, en relación al tema por parte de la Secretaría de Educación Pública sobre que no hay certeza de regresar a clases presenciales el próximo 10 de agosto, dijo que la nueva realidad implica adaptarse, es decir, se depende del semáforo y aunque sea un regreso escalonado se sabe que un descuido podría generar fuerte contagio.
Agregó, la nueva normalidad no confirma el cambio a nivel escolar, de la iglesia y posiblemente del gobierno, mientras no se tenga la inmunidad.