TAPACHULA.- Un lago del sistema de lagunas de Metzabok, en la Selva Lacandona de Chiapas, quedó seco, sin que se conozcan las causas.

“El sábado en la noche apareció completamente seca, pero desde hace una semana la comunidad lo estaba monitoreando para cuidar las especies”, dijo Armando Valenzuela, habitante de la zona.

Unos 150 residentes recogieron peces y los pasaron a otros lagos, aunque algunos se usaron para consumo de las familias.
Pobladores reportaron el fenómeno a través de fotografías y videos divulgados en redes sociales.

“No queda nada en lo que era una gran extensión de agua y un lugar de turismo”, afirma un lugareño en un video.

Donde antes había una extensión aproximada de 20 hectáreas de agua, ahora sólo se observa tierra erosionada.

Con información de Agencia Reforma