La Secretaría de Energía (Sener), restringió la exportación e importación de combustibles a empresas privadas, al reducir de 20 a cinco años la vigencia de los permisos, una medida criticada por el sector y así como por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), al asegurar que dificultaría la competencia en favor del Estado.