México, D.F.- Ahora sí tendrá sentido escuchar en la Selección Mexicana ese lugar común que dice que “el partido más complicado es el siguiente”.

La contundente razón radica en que ninguna de las cinco ciudades que visitará el Tri en el Hexagonal de CONCACAF le ha resultado tan infranqueable como San Pedro Sula, Honduras, la cual visitarán el próximo 22 de marzo.

La última ocasión que México ganó en el Estadio Olímpico de San Pedro fue en 1965. Después de ello, la selección centroamericana se trasladó a jugar como local en Tegucigalpa entre 1981 y 1993.

Al regreso a esa sede, el Tri cayó en 1996 por 2-1 previo al Hexagonal hacia Francia ‘98, mientras que en el 2001 la derrota fue de 3-1 en el camino hacia Corea-Japón 2002.

La historia se repitió dos veces antes de Sudáfrica 2010, ya que en el 2008 perdieron 1-0 y un año después por 3-1, primero en Fase de Grupos y luego en el Hexagonal.

En total, los verdes han visitado ocho veces Honduras, con un saldo de cuatro derrotas, dos triunfos y dos empates. Ese saldo es aún más negativo que el del Tri como visitante en Estados Unidos, donde en eliminatorias mundialistas acumula cuatro derrotas, cuatro empates y dos triunfos, pero la diferencia es que los tropiezos no han sido los más recientes de manera consecutiva, como sucede en Honduras.

Aunque ha caído las últimas tres veces ahí (2001, 2005 y 2009), la cuarta anterior fue un empate (1997).

AGENCIA