Río Blanco.- Un joven murió la noche del domingo, al encontrarse en estado inconveniente y bronco-aspirar debido a un reflujo, por lo que autoridades ministeriales acudieron a tomar conocimiento.

El muerto se llamaba Juan Carlos Peralta Cruz, tenía 34 años, era comerciante y vivía con su madre en calle 7 de Enero número 17 entre Camerino Z Mendoza y Flores Magón.

Su madre, Josefina Cruz Javier, fue quien lo reconoció ante la secretario del Ministerio Público.

La mujer describió que alrededor de las 21 horas llegó a su casa y encontró a su hijo en completo estado inconveniente.

Estaba sentado descansando cuando de pronto tuvo un reflujo que hizo que se atragantara al no poder reaccionar adecuadamente por el estado que presentaba.

Cuando la mujer se acercó para ayudarlo, se dio cuenta que ya no respiraba y solicitó el auxilio de elementos de Protección Civil, por lo que llegó el paramédico Óscar Picazo.

El socorrista confirmó el fallecimiento del individuo, por lo que entonces se dio la alerta a la Policía y al Ministerio Público, quienes acudieron a dar fe.

Sin embargo, las autoridades ministeriales consideraron que no había motivo por el cual iniciar una investigación ministerial al no haber delito por esclarecer y no levantaron acta, por lo que personal de una funeraria local daría el servicio en base a un dictamen médico que permita dar sepultura al cadáver.

GABRIEL LAGOS

El Buen Tono