El satélite Sentinel-6 Michael Freilich, que vigilará los cambios en el nivel del mar y otros datos relacionados con el clima, despegó con éxito este sábado a bordo de un cohete desde la base de las fuerzas aéreas estadounidenses Vandenberg de California (Estados Unidos).

El satélite euro-estadounidense, vinculado al programa europeo de observación de la Tierra Copérnico, es capaz de cartografiar cada diez días el 95 por ciento del océano libre de hielo, unos datos que pueden ser cruciales para combatir la crisis climática.

El lanzamiento se produjo a la hora prevista, las 9:17 locales, y a bordo de un cohete Falcon 9 de Space X, cuya parte reutilizable aterrizó de forma vertical con éxito unos minutos después.