¿Cuáles son los escenarios probables si el presidente Obama o el gobernador Mitt Romney gana el 6 de noviembre? Las encuestas de opinión nacionales están tan cerca en el momento que el resultado podría ir en cualquier dirección. Al respecto hay una interesante línea de análisis que está empezando a aparecer.

El razonamiento es el siguiente. Las encuestas están tan cerca que probablemente veamos la continuación de un congreso con mayoría de republicanos en la Cámara de Representantes y una mayoría de demócratas en el Senado. La cuestión clave es el déficit presupuestario. Si el presidente Obama es reelegido va a ir a la nueva Cámara de Representantes con su plan para aumentar los impuestos a los contribuyentes más ricos y hacer recortes en otros programas y ajustes, incluida la seguridad social, para poner el presupuesto en un camino a largo plazo hacia disminuir el déficit. El ala derecha dura en el lado republicano rechazará cualquier propuesta de aumentar los impuestos, y su disciplina de partido evitará que Obama obtenga los votos necesarios para ello.

Con la gran oferta rechazada, Obama se centrará en una negociación para evitar cortes y aumentos automáticos del gasto fiscal, el llamado acantilado fiscal, y el problema del déficit seguirá sin resolverse. ¿Obama entonces se concentraría en las cosas menores, como capacitación para el trabajo y la energía alternativa, y buscar dejar su legado en otra parte, tal vez en la política exterior.

En contraste, Romney, como presidente podría proponer un presupuesto con recortes en el gasto más grande y una menor subida de impuestos. Podría conseguir los votos que necesita en el Senado de los demócratas moderados. Los republicanos de línea dura en la Cámara podrían no estar contentos por el incremento de impuestos, pero no rechazarían la propuesta clave de un presidente republicano. El déficit se pondría en el camino correcto.

Hasta ahora todo esto se trata de la política interna de Estados Unidos. ¿Cuáles son las implicaciones de una presidencia de Romney para las relaciones México-Estados Unidos? El gobernador propuso cinco puntos, un “Plan para una clase media más fuerte”. Dos cuestiones son relevantes para las relaciones bilaterales: la independencia energética y “fuertes lazos económicos con América Latina”.

En el último debate, el 22 de octubre, el gobernador Romney dijo: “Número uno, vamos a tener independencia energética en Norteamérica”. Su declaración sugiere que está pensando en que las políticas que involucran a Canadá y México, de donde proviene la mayor parte del petróleo que llega a EU.

Fuertes lazos económicos con América Latina encajan en un más amplio punto sobre “el comercio que funciona para Estados Unidos”. México es, con mucho, el principal socio comercial de EU en América Latina. Puede ser que sea posible que política económica y competitividad regional sean temas que asciendan en la agenda bilateral y creen un mejor equilibrio con la seguridad.

¿Qué pasa con otras prioridades? Romney como presidente ofrece poco o nada acerca de la reforma migratoria en su primer mandato. Pero es impresionantemente flexible, incluso para ser un político de EU, y ya ha dado un salto gigantesco hacia el centro. Él sabe que los republicanos tienen que lidiar con el crecimiento a largo plazo del voto hispano para seguir siendo competitivos. Le tomaría sólo un gran salto incluir la reforma migratoria en su plataforma para la reelección en 2016.

¿Haría Romney algo para detener el flujo de armas hacia México? No. Ni siquiera Romney puede hacer eso.

Director del Proyecto México en la U. de Georgetown