• Comerciantes ambulantes
  • El ‘Quédate en Casa’ ha provocado que sus ventas se caigan de manera drástica
  • Este sector no cuenta con ningún tipo de apoyo por parte de los tres niveles de Gobierno.

Orizaba.- Se caen las ventas hasta en un 75 por ciento de los comerciantes ambulantes y que venden desde tamales, cerillos, chicles, pilas, dulces, lapiceros, chileatoles, entre otros, debido a la no movilidad de la gente, indicó la militante Frente Popular Revolucionario (FPR), Guillermina Hernández García. 
La también representante estatal de comerciantes y vendedores ambulantes explicó que desde que se iniciaron las restricciones y la recomendación a la población de quedarse en casa se les bajó la venta de manera catastrófica “y en sí a toda la región porque han habido locales que permanecen cerrados, pero por ejemplo las grandes tiendas, los grandes restaurantes, esos no están cerrados, están trabajando, o sea que nada más la prohibición es para nosotros que somos los más vulnerables”. 
Detalló que como vendedores han sufrido en muchos aspectos esta pandemia, pues muchos han sido denunciados porque no se completan para pagar la renta en donde habitan, “estamos muy estancados con el pago, tenemos que buscar alguna opción, es decir, si tenemos una casita de tres piezas entonces ahí nos tendremos que acomodar varios para vivir, ha sido tremendamente dura la situación”. 
Destacó que este sector no cuenta con ningún tipo de apoyo por parte de los tres niveles de Gobierno, “por eso tenemos que salir y lo mismo está sufriendo los vendedores de tamales, donas, churros, pan, gelatinas, cerillos, chacharitas que viene cargando en su mano, somos gente que los que venga es buenos, sabemos capotear la economía y si no nos caen los 100 pesos, con 40 tenemos que comer y si, nos la riamos bien duro por esta crisis del quédate en casa, eso a nosotros no nos favorece en nada”. 
Dijo que como trabajadores en la vía pública no están en contra de las medidas aplicadas para evitar los contagios; sin embargo, “nosotros tenemos que salir a trabajar porque tenemos grandes necesidades como comprar nuestros medicamentos porque en los centros de salud no los hay”.
Dijo que si tuvieran que quedarse en casa, “qué vamos a hacer si no tenemos dinero, nosotros no tenemos un salario semanal o quincenal, vamos a salir a trabajar”.