La Comisión Estatal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa ordenó la suspensión de rituales fúnebres en el manejo de personas que fallecieron por COVID-19. También dispuso la cremación de los cuerpos dentro de las 12 horas posteriores al diagnóstico de muerte.

“Las cenizas pueden ser objeto de manipulación sin que supongan ningún riesgo”, aclaró el titular de la Coepriss Jorge Alan Urbina Vidales.