ads
  • Se retracta de sus dichos: habitantes

Ixhuatlán del Café.- El síndico, Armando Altamirano Gallardo, dejó plantados a los habitantes de Opatla, a quienes citó ayer en el Palacio Municipal, pero no se presentó.
Los inconformes consideraron una burla lo que hizo el funcionario, porque a esa hora se confirmó se encontraba en la ciudad de Córdoba.
“El síndico quería una aclaración sobre algo que está haciendo, no le gustó que le digan sus verdades y nos citó para echarse para atrás de lo que ha dicho”, expresó María Isidora Ojeda Muñoz.
“Él dice que a mi esposo lo conoce, que le pidió apoyos cuando nunca ha venido al Palacio”, comentó el ama de casa, quien cuestionó ¿a que estamos jugando, a las escondidas?, remarcó la esposa de José Bartolomé Solis, dueño del predio que se había adjudicado la iglesia en Opatla.
Fue el viernes que el síndico envió un citatorio a los vecinos, informándoles que los iba a recibir a las 11:00 horas, pero después de esperar más de una hora el grupo de ixhuatecos decidió retirarse de las oficinas.
Los quejosos advirtieron que ya no harán caso a futuros citatorios del funcionario, que está más interesado en sus conflictos personales con la alcaldesa, que en atender sus responsabilidades como servidor público que gana un salario.

ads