Al menos 35 personas murieron y decenas más resultaron heridas tras la explosión de un camón cisterna bomba hoy en un mercado callejero de la ciudad siria de Afrin, región norteña controlada por rebeldes.

El camión, usado para la transportación de diésel y cargado con explosivos para el atentado, fue detonado en la calle Raju.