Las víctimas mortales por la explosión en el puerto de Beirut del 4 de agosto aumentaron este lunes a 180, mientras que los equipos de rescate continúan los trabajos para recuperar cadáveres en el epicentro de la gran deflagración, informó hoy a Efe una fuente del Ministerio libanés de Salud.

El departamento sigue cifrando en más de 6 mil los heridos, aunque ese dato lleva varios días sin actualizarse, y más de 30 personas continúan desaparecidas.