Wells Fargo le entregó a Arlando Henderson, un empleado residente en Charlotte, Carolina del Norte, las llaves de la bóveda de un banco, en abril. Los fiscales federales dicen que le pagó al banco pagándose a sí mismo. Generosamente.

Según una acusación revelada esta semana en un tribunal federal, el hombre se ayudó a sí mismo robando más de $88 mil dólares de depósitos de clientes de Wells Fargo, luego manipuló los libros en un intento de ocultar su nuevo flujo deingresos.

Luego de una investigación del FBI, Henderson fue acusado a fines de noviembre de más de 30 cargos de fraude, robo y malversación de fondos en instituciones financieras, y lavado de dinero, entre otros cargos, reporta Charlotte Observer.