Córdoba.- Los 39.5 millones de pesos que gastará el Ayuntamiento de Córdoba en el Proyecto “Córdoba Blindado”, que consiste en 77 cámaras de videovigilancia y 14 lectores de placas de vehículos en 34 puntos en la Ciudad, está “inflado”, porque la tecnología y los equipos ya no son caros como hace algunos años y hay variedad en el mercado, explicó el especialista en Seguridad Pública, Marco Torres Moreno.

Además, considerando que se debió hacer una licitación pública para conocer diferentes opciones y precios, no hay razón para adjudicar a una empresa un contrato millonario, aunque invoquen bajo la Ley de Adquisiciones estatales que se trata de equipo de seguridad, y que la empresa que lo vende es dueña de una patente y tiene la distribución exclusiva para Córdoba.

La Alcaldesa le dio un contrato por 39.5 millones de pesos a la empresa Thousand International Companies S.A de C.V (TICSA), de Monterrey, Nuevo León, para que instale 77 cámaras, 14 lectores de placas de vehículos y un centro de monitoreo.

Un empleado del Ayuntamiento cordobés de la oficina de la Presidencia municipal, aseguró que se trata de un negocio del secretario de Gobierno, Eric Cisneros, a quien le dan “un buen moche”, por presionar a los municipios para que contraten a esta empresa regiomontana con adjudicación directa.

El exsecretario de Seguridad Pública en Ciudad Juárez y exdirector de la Policía Auxiliar del Estado de México, establece que para las cámaras con reconocimiento de placas vehiculares no se requiere de un software o hardware caro, porque existen opciones con tecnología libre o abierta que pueden hacer esta lectura, explicó en entrevista.