Madrid.- El banco español Kutxabank suspendió ayer “de forma inmediata” los embargos de viviendas a sus deudores de hipotecas, en espera de una medida política que solucione la actual problemática por los desahucios.

En un comunicado, el presidente del banco, Mario Fernández, anunció la medida después que el viernes una mujer de 53 años se suicidó en la localidad vasca de Barakaldo, en el norte de España, en el momento en que la iban a desalojar.

Fernández, presidente de la unión de las tres cajas de ahorros vascas (Kutxa, Bilbao Bizkaia Kutxa y Caja vital) dio “instrucciones para que se suspendan de forma inmediata todos los procedimientos de ejecución hipotecaria, en tanto se conozca la nueva regulación que afectará a los mismos”.

La medida se da después que el suicidio de Amaya Egaña generó protestas en el País Vasco, donde en banco tiene su sede y la mayoría de sucursales, y luego que muchas de sus oficinas amanecieron este sábado con carteles con la leyenda “banca asesina”.

Con el caso de Egaña son ya dos los suicidios por las mismas razones este mes en España, donde desde que inició la crisis económica en 2008 se han hecho 350 mil desahucios y otros 250 mil están en proceso.

 

agencias