Región.- Corporaciones de Protección Civil de la región de las Altas Montañas deben estar alerta ante el inicio de la temporada de lluvias porque hay riesgo de deslaves en nueve municipios por devastación a causa de incendios forestales, destacaron autoridades de la coordinación regional de la dependencia.
Refirieron que el desastre más reciente con afectaciones severas fue el de junio y agosto de 2019 en Acultzingo, con la barrancada en el cerro El Coyote que dejó a familias damnificadas, hecho que consideraron debió ser alerta para el resto de las localidades.
Indicaron que Maltrata con el daño por incendios en el cerro San Francisco; San Andrés Tenejapan en la montaña de Quiñiatla y otra vez Acultzingo con el siniestro en el Ejido Rincón Rastrojo, son algunos de los lugares en riesgo.
Independientemente a las acciones que deben realizar las unidades municipales de Protección Civil, indicaron que deben coordinarse con autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente (Sedema) para gestionar acciones de reforestación en las zonas devastadas que a corto y mediano plazo generan riesgos para la población.