México, D.F.- Qué mal ejemplo da el presidente Enrique Peña Nieto, pues apenas tiene 3 semanas trabajando y ya toma sus vacaciones. Ayer en Tlaxcala fue su último día laboral de este año, así que le veremos la cara hasta el 2 de enero.

En San Pablo del Monte deseó a todo los mexicanos que el 2013 sea un año de prosperidad, alegría, paz y unidad, así como el propósito ferviente de que entre todos podamos construir un mejor México.

Por lo que, si todos los mexicanos tomáramos ese ejemplo de trabajar un mes y tomar una semana de vacaciones, iríamos a la ruina.