La organización World Animal Protection, publicó un video que puso al descubierto a traficantes ilegales de especies derribar árboles en los bosques y selvas de América Central y Sudamérica para atrapar osos perezosos en su hábitat natural.