in

Tránsito prefiere los saludos a los regalos

Superiberia

 

Fortín.- 25 ocasiones ha celebrado su día envuelto en diversas situaciones, algunos años pasa desapercibida la fecha, en otros lo celebra con regalos recibidos por ciudadanos; en este caso ayer fue como cualquier otro, pero le es suficiente con que lo saluden de corazón y que le reconozcan su trabajo como oficial de Tránsito y ahora educador vial.

Alejandro Prado Serrano con 25 años dentro de las filas de corporaciones de Tránsito y vialidad, dijo que este 22 de diciembre “Día del oficial de Tránsito”, lo recibe como cada año de la misma manera, trabajando y como cualquier otro.

En medio del congestionamiento por lapsos en Fortín por los sábados de tianguis, Prado Serrano con una experiencia de 14 años como oficial de Tránsito en Córdoba y 11 años en la delegación de Fortín como agente de pie o tierra y desde hace unos años como educador vial, en entrevista para El Buen Tono, dijo que mucha gente lo saluda en las calles, debido a que lo ubican por ser quien alguna vez llevó un curso a una institución educativa de Fortín.

“La función que yo tengo es visitar las escuelas de todos los niveles que nos tengan a bien invitar a platicar sobre educación vial, sólo vamos a recordarles lo que tienen que hacer en la vía pública, principalmente en los niños como el caminar arriba de las banquetas, fijarse al cruzar las calles y observar los señalamientos de tránsito, pero por eso hay muchos niños, jóvenes y ya adultos que me reconocen en las calles”, indicó.

Señaló que como educador vial cada mes visita de 3 a 4 escuelas para impartir este tipo de talleres.

En su 25 años como agente vial, dijo contar con muchas anécdotas vividas las cuales incluso confesó que siente la curiosidad de plasmarlas en papel y escribir un libro precisamente de sus viviendas, pues ha pasado situaciones desde chuscas como en la manera de manejar sobretodo de las señoras o accidentes fatales.

“Por citarte alguna, una vez una señora se quedó a mitad de la calle y le revisaba una y otra vez el coche hasta que le pregunte si tenía gasolina y pues recordó finalmente que traía el tanque vacío; en el caso de accidentes he visto muy lamentables, como uno ocurrido cerca de mi casa donde una señora perdió la vida en una motocicleta por no tener cuidado”, externó. 

Trabajando es como se la pasó ayer el oficial Alejandro Prado, una y otra vez caminaba al centro de la calle para dar paso a los niños, jóvenes y ancianos, modulando a la vez el tráfico a pesar del refunfuño de uno que otro automovilista, algo que tienen que lidiar cada día.

Ayer los regalos eran nulos, al menos al mediodía, la razón según el oficial fue que este día los oficiales no se dedicaron a pedir colecta y prefirieron trabajar debido al congestionamiento vial que sabían se produciría ahí, pero al final del día seguramente uno que otro tuvo a bien obsequiarle artículos que a la vez servirán para las cenas de nochebuena o año nuevo; mientras, Alejandro asegura que ya se perdió la tradición y son pocas las personas que se acercan a felicitarlo.

 

 

Mauricio Lánez V.

El Buen Tono

Vicente Guerrero

Incendio provoca gran movilización

Sigue el ambulantaje