Superiberia

Nogales.- Luego de casi una semana de permanecer en el Semefo de Orizaba, finalmente fueron reclamados los restos del trailero que perdió la vida durante un trágico accidente que se suscitó en la autopista Puebla-Córdoba, el pasado 5 de febrero.
Fue su esposa Heradia Margarita Pech Castillo, quien se presentó en las instalaciones de la Sub Unidad Integral de Procuración de Justicia (SUIPJ), para realizar los trámites correspondientes y trasladar el cuerpo a su natal Mérida.
Una vez que rindió su declaración ministerial, el fiscal que aperturó la Carpeta de Investigación por la muerte de su esposo le otorgó el oficio de liberación para que pudiera recoger sus restos, una vez realizada la identificación oficial.
Fue durante las primeras de la mañana que, el cadáver de José Enrique Euan Canul, finalmente abandonó el anfiteatro y fue trasladado por una funeraria al estado de Yucatán, en donde será velado y sepultado según su fe.
Como se informó, la muerte del trailero ocurrió la mañana del pasado 5 de febrero, cuando éste circulaba a bordo de un tráiler marca Kenworth Kenmex de color blanco, con placas del SPF, con dirección a Veracruz.
Fue a la altura del kilómetro 239 que el hombre perdió el control del volante y, luego de salirse de la superficie de rodamiento, acabó cayendo a un barranco que está a un lado del camino, por lo que murió tras quedar prensado dentro de la cabina.

Para más información, adquiera mañana su periódico El Buen Tono.

Vecino