El juicio político contra el Presidente Donald Trump comenzó este martes en el Senado de Estados Unidos bajo el férreo control de sus aliados republicanos, decididos a contener el argumento de los demócratas de que el mandatario cometió un abuso de poder con sus presiones a Ucrania.

Tras casi cuatro meses de investigación y negociaciones, el proceso de destitución de Trump empezó finalmente en un clima de crispación, con los republicanos aferrados a las riendas del proceso y los demócratas frustrados por las trabas de la mayoría conservadora a sus intentos de arrojar más luz sobre el caso.

“Iniciamos el tercer juicio para la destitución de un Presidente en la historia de Estados Unidos”, dijo el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, poco antes del comienzo formal del proceso.