Por Andrés Timoteo  /  columnista

Los franceses llaman Polar y los ingleses Thriller a la novela policiaca y una se está escribiendo en Veracruz, concretamente en una de las regiones más pobres del País, pero donde el crimen se mezcla con la política y la insania de algunos ambiciosos. Se trata de Mixtla de Altamirano, municipio minúsculo en la sierra de Zongolica sacudido recientemente por el asesinato de su alcaldesa, Maricela Vallejo Orea.

Allí se lleva a cabo un plan perverso, digno de una novela negra, pues en el Ayuntamiento ya despacha como presidente municipal interino el síndico Ricardo Pérez Marcos, luego de que el Congreso Local, dominado por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), se negó a considerar la petición de Margarita Montalvo Acahua, suplente legal de la alcaldesa asesinada Maricela Vallejo Orea, para asumir el cargo.

Es una estratagema burda del Poder Legislativo que se negó a convocar a Montalvo Acahua para que rindiera protesta  como alcaldesa sustituta bajo el argumento de que el cabildo -o sea el síndico Pérez Marcos y la regidora, Valentina Temoxtle- no notificaron la ausencia permanente de la presidenta municipal. ¡¡ Como si no hubiera sido noticia nacional e internacional su asesinato!!

Obviamente la dilación fue adrede para que Pérez Marcos accediera a la silla municipal, al principio por un tiempo, el que demoren los diputados en cumplir la ley, pero es evidente que se maniobrará para que el síndico tenga permanencia al frente del Ayuntamiento mixtleco. Ayer, el síndico acudió al Congreso Local donde fue recibido con los brazos abiertos por el presidente del mismo, el fidelista Juan Manuel Pozos Castro, dándole un trato de edil en funciones cuando debería estar rindiendo declaración en un juzgado.

Ese era el plan desde el principio, quedarse como alcalde de Mixtla de Altamirano con el aval de Morena desde la campaña electoral y que la fallecida edil se negó a cumplir Angelica Méndez Margarito, exalcaldesa del lugar, son los principales sospechosos del crimen de Vallejo Orea, su esposo y su chofer perpetrado el 24 de abril. El propio Pérez Marcos tenía amenazada a la alcaldesa victimada, quien dejó testimonio en un audio en el que señala sus amagos además de que interpuso una denuncia formal por los mismos.

Como ya se ha citado anteriormente, en Veracruz hay ese ‘realismo mágico’ garciamarquiano, porque lo que se piensa imposible, sucede. Así, el presunto autor intelectual del asesinado de la alcaldesa mixtleca está ocupando el lugar vacante sin que ninguna autoridad se lo impida, al contrario, lo hace con la venia del Legislativo. Señor de pistola y cuchillo, Pérez Marcos se apropió a la mala de la presidencia municipal.

Y de acuerdo con los trascendidos que pululan en el municipio, ahora tanto la regidora Temox-tle como la suplente Montalvo Acahua estarían también bajo amenaza de muerte por parte del matrimonio Pérez Méndez para ceder a la pretensión de quedarse con el cargo municipal. Una, la regidora estaría siendo obligada a firmar todos los documentos que le ponga enfrente el síndico-alcalde.

La otra, la suplente de la alcaldesa fallecida a pesar de que constitucionalmente debería convertirse en munícipe sustituta tiene la advertencia de no reclamar el cargo bajo la aviso de que podría tener el mismo destino de Vallejo Orea. ¿No parece una novela macabra? Y todo eso en el escenario de la “Cuarta Transformación” con la cual se habría prometido desterrar las prácticas mafiosas en el quehacer político.

Ahora corresponde a los diputados locales -los ajenos a Morena, claro- exigir que se cumpla la Ley para que Montalvo asuma la alcaldía o se promueva una controversia constitucional para echar abajo ese plan siniestro en Mixtla de Altamirano. Y la Fiscalía General deberá desahogar con prontitud las pesquisas sobre el síndico Ricardo Pérez a la par que debe brindar protección a la edil sustituta para que no sea asesinada como sucedió con Vallejo Orea. En ellos está ponerles un alto a los gánsteres de la novela.