Las acciones de Under Armour caen antes de la apertura de las operaciones en Wall Street, más de 16%, luego de que la compañía revelara que los funcionarios federales han estado investigando sus prácticas contables durante más de dos años, lo que trajo un nuevo dolor de cabeza a los inversionistas justo cuando la marca deportiva se prepara para un cambio de CEO.

La compañía dijo el domingo que está cooperando con las investigaciones de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por su sigla en inglés) y con el Departamento de Justicia, y que no cree haber incurrido en ninguna mala práctica. Los comentarios, estimulados por un informe de The Wall Street Journal, llegaron en la previa de la publicación de los resultados financieros del tercer trimestre.