• Entre Orizaba e Ixtaczoquitlán

Orizaba.- Urge que el Congreso del Estado defina los límites territoriales entre la ciudad de Orizaba e Ixtaczoquitlán, para seguir desarrollando proyectos, pues, debido a que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), tiene datos erróneos desde hace años, se ha detenido un gran número de proyectos,
informaron autoridades.
Mencionaron que, debido a la implementación de nuevos mecanismos, la ciudad de Orizaba está impedida, de manera momentánea, para realizar obras en esa zona, pues el sistema rechaza automáticamente su elaboración.
Señalaron que hoy los sistemas para el control y la auditoría de obras son electrónicos, entonces cuando el municipio intenta dar de alta un proyecto en esa zona, las coordenadas geográficas refieren que no corresponden a Orizaba, por lo que no pueden y, por consiguiente, no inician obras en ese lado.
Cabe mencionar que desde 1968, cuand se construyó la autopista, ya se tenía bien definido que esa zona pertenecía a Orizaba, lo cual incluye el CDO Sur, los Mega Campos que fueron adquiridos por el Ayuntamiento y otros espacios adquiridos por el Gobierno del Estado, incluyendo el Hospital CAME, la Fiscalía Regional del Estado están considerados ante el INEGI en Ixtaczoquitlán, siendo que hasta la unidad habitacional Trébol está en este rango territorial, a pesar de que todos los impuestos de esa zona ingresan a Orizaba y se realizan obras por parte del Ayuntamiento.
Cabe mencionar que el INEGI toma de la autopista hacia el cerro, como si fuera Ixtaczoquitlán y el límite municipal es el Río Blanco, que es el final de esa lengüeta entre Rafael Delgado e Ixtac; cuando llegan a la zona de la cascada, que hay de aquel lado, sí es Ixtaczoquitlán.