in

Usan leguminosas para fumigar cafetos

Superiberia

Agencia

Huatusco.- Las plantas leguminosas coberteras son un fumigante natural utilizado como desinfectante, especialmente para reducir el daño que algunos parásitos ocasionan al subsuelo; además de aportar nitrógeno, cubren la tierra, guardan la humedad y mejoran las propiedades de los terrenos que se tratan. 

La académica de la Facultad de Ciencias Agrícolas de la Universidad Veracruzana (UV), Dora Trejo Aguilar, dio a conocer lo anterior a través de un proyecto de carácter económico, sustentable y de manejo preventivo de enfermedades de los cultivos agrícolas, desarrollado en 2019 por Israel Sampieri Marín, egresado de esa entidad académica. 

Como directora del trabajo de tesis, comentó que su exalumno empleó las plantas leguminosas coberteras para producir un sustrato o subsuelo libre de patógenos, sin el uso de pesticidas y así resarcir las afectaciones que nematodos agalladores, una especie de patógenos, ocasionan a los cafetales de la región de Huatusco, Veracruz. 

Con estas plantas, el joven elaboró un compostaje de bagazo de caña rico en nitrógeno y hongos micorrízicos, indicó la académica.

Afectaciones

Es importante mencionar que la zona del centro del estado se caracteriza por la producción de café y caña de azúcar; sin embargo, se ha notado que los cafetales presentan afectaciones en su raíz ocasionados por los nematodos agalladores que también atacan a muchas otras plantas de la zona. 

Diversas especies de ellos se encuentran en el tomate, chile y piña; viven dentro de la raíz, taponean los conductos vasculares, y al impedir el flujo de nutrientes provocan la muerte del vegetal en cuestión. 

En la región de Perote, donde se cultiva la papa, también existe una fuerte problemática por estos patógenos semejantes a las lombrices en los humanos, pues son microscópicos y viven tanto adentro como afuera de la raíz. 

Erradicarlos es muy difícil, se requiere de productos muy tóxicos para su control, advirtió la entrevistada.

Se ha visto, añadió que las plántulas nuevas de café son sembradas en los suelos ubicados a la orilla de los cafetales ya infectados por los nematodos, por lo que vuelven a reintroducir el patógeno. 

En atención a esta problemática, precisó que tomaron en cuenta que en dicha zona suele producirse mucho residuo de caña del cual se genera el bagazo, mismo que utilizaron para hacer un compostaje, pero no de la forma tradicional, es decir, a través de la descomposición o lombricomposta. 

Por el contrario, dijo que usaron las plantas leguminosas que forman simbiosis con bacterias del género Rhizobium y que captan nitrógeno atmosférico. 

“Esperamos resultados positivos”, indicó.

Vicente Guerrero

Analizarán sanción a quien desacate usar cubrebocas

Alojamiento gana premio