México.- José Luis Sánchez Solá no se transporta en un trineo jalado por renos; tampoco presume una larga barba plateada por el tiempo, ni está regordete, pero -al igual que Santaclaus- llega a tierras extranjeras con el deseo de que el enorme presente que trae provoque alegrías.

Recientemente nombrado director técnico de las Chivas USA, club que milita en la Major League Soccer (MLS), el “Chelís” pretende que sus compatriotas avecindados del otro lado de la frontera norte no tengan que encender el televisor para emocionarse con un equipo que los lleve, aunque sea con el corazón, a México.

“Se ha dejado a un lado la conexión con los aficionados latinos en Estados Unidos, no se ha seguido sumando y me imagino que es otro de los perfiles que hay que buscar: alguien que, por medio del futbol, atraiga a toda esta gente, los millones de mexicanos que hay allá”, comparte el estratega, entrevistado vía telefónica.

Pintoresco dentro y fuera del campo, Sánchez Solá es la primera apuesta en el banquillo desde que Jorge Vergara asumió el control total de la institución californiana (agosto pasado).

Javier Zully Ledesma, con un interinato en 2005, era el único mexicano que había dirigido a este club, fundado con el objetivo de enamorar a los aficionados hispanoparlantes que radican en Los Ángeles y ciudades cercanas.

Según el más reciente Censo de Población en Estados Unidos (hace dos años), 11.4 millones de mexicanos viven en California. Representan 31% del total de habitantes en ese estado.

Lo que explica el deseo compartido por el “Chelís”, quien define a la MLS como “un futbol más físico, exigente, pero se busca otra cosa, otro perfil de juego”.

 AGENCIA