CDMX.- Una paciente embarazada que ingresó por coronavirus al Hospital General de Zona (HGZ) No. 1, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Nayarit, fue atendida por un equipo multidisciplinario que la ayudó a superar la etapa crítica de la enfermedad durante 10 días, para luego ser trasladada a Tococirugía, donde dio a luz a un bebé sin complicaciones.

El ginecólogo Ramón Briones, adscrito al HGZ No. 1, informó que como lo marca el protocolo de atención médica urgente a embarazadas, se recibió y atendió a la mujer de 23 años de edad, que cursaba un embarazo de entre 35 y 36 semanas de gestación y de quien, además, se tenía conocimiento que padecía un factor de riesgo de comorbilidad (diabetes mellitus gestacional).

El especialista del IMSS destacó que afortunadamente y gracias a los cuidados del personal que labora en el área COVID, fue posible prolongar el embarazo hasta tener un feto en condiciones óptimas para nacimiento, es decir, en término.

Se programó un procedimiento quirúrgico, con todas las medidas preventivas necesarias del caso y el procedimiento se llevó a cabo sin complicaciones. Tuvimos un recién nacido que se adapta muy bien al medio ambiente, la paciente cursa con un operatorio y post operatorio estable, por lo tanto, ambos pasan a recuperación con una evolución satisfactoria”, indicó el ginecólogo.

Por su parte, la pediatra adscrita al HGZ No. 1, Claudia Moncada Flores, señaló que se recibió a un recién nacido masculino, hijo de madre COVID-19 positiva, de una cesárea, “un procedimiento muy bonito, muy bien cuidado, tratando siempre de preservar el bienestar del dúo, mamá e hijo”, así como del personal de salud que intervino en este procedimiento quirúrgico.

En ese sentido, detalló que el bebé pesó 3 kilos y 120 gramos, midió 48 centímetros, “muy vigoroso y en buen estado general”, por lo que sus condiciones físicas y clínicas permitieron que pasara a alojamiento junto con su madre, en donde se inició de manera temprana con la lactancia y el apego al seno materno.