Córdoba.- El estado de Veracruz es foco rojo para el transporte de hidrocarburo (gasolina o diésel), pues es la segunda entidad donde más robos de autotanques se han registrado.

Sólo el año pasado se abrieron 19 denuncias ante la Fiscalía General de la República (FGR) por este delito, señala un reporte del Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim) basado en cifras de Petróleos Mexicanos (Pemex).

En promedio, en la entidad veracruzana se robaron un millón 140 mil litros de combustible, suponiendo que cada pipa transportara 60 mil litros.

Aunque, a principios de año, la Policía Federal custodiaba las pipas de combustible que procedían de la planta de Pajaritos, en Coatzacoalcos, con destino al Centro del país, en los últimos meses lo dejó de hacer.

La empresa petrolera confirmó que Puebla es el Estado número uno en robo de este transporte, con 97 casos; en el tercero, se ubicó a Guanajuato con 12 hurtos; de ahí le sigue Hidalgo, con 12; Querétaro, en quinto con cinco casos.

En sexto se ubicó a Nuevo León, con cuatro casos; en Oaxaca, se acomularon dos casos; Michoacán, Durango, San Luis Potosí, Sonora, Tamaulipas, Baja California y Tabasco, tuvieron un caso cada una.

El año pasado, la sustracción ilegal de combustible a ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex) en Veracruz registró una reducción del 38 por ciento comparado con 2018.

Pemex informó que  en 2018 se detectaron mil 539 tomas clandestinas en la entidad; el año pasado, el número de hallazgos se redujo a 954.
Entre los municipios veracruzanos donde más hubo robo de hidrocarburo están Acayucan, con 200 casos; Tierra Blanca, con 132 y Omealca con 94.